Una de las herramientas fundamentales de la disciplina positiva son las reuniones o juntas familiares. En ellas podemos abordar cualquier problema familiar entre todos de manera Democrática. Los niños pueden participar de forma plena (en función de su nivel lingüístico) a partir de los 3;5 – 4;0 años.

¿Qué son las reuniones familiares?

Las Reuniones Familiares son una herramienta muy valiosa que nos brinda la Disciplina Positiva para fortalecer nuestras relaciones familiares. Una herramienta para tener conexión familiar, para enriquecernos como familia.

¿Cómo llevar a cabo las reuniones familiares?

Algunas consideraciones importantes para llevar a cabo las reuniones familiares:

  • Las reuniones familiares deben realizarse una vez a la semana y nada debe interferir. Debemos decidir, teniendo en cuenta horarios, actividades a realizar, factores fisiológicos (como hambre o sueño) el día de la semana y la hora en la que tendrá lugar nuestra junta familiar. Tenemos que ser conscientes de su importancia y tratarla como algo necesario e imprescindible que no se cambia de día ni de hora continuamente, sino que está establecida de antemano de manera que los niños sepan cuando va a ser.
  • Lo más adecuado es que el lugar donde se lleve a cabo esté despejado, sin distracciones.
  • Las decisiones se toman por consenso, si la familia no puede decidir, el problema se pospone hasta la siguiente semana. Debemos transmitir a los hijos la seguridad de que ese problema se resolverá. Habrá ocasiones en las que un problema sea más complicado, las visiones de los miembros implicados sean muy diferentes y no se logre acuerdo o alguno de ellos (o ambos) aún estén enfadados o molestos y sigan  reaccionando al problema en lugar de analizarlo y tomar decisiones conscientes de cómo actuar. Si esto ocurre, se pospone hasta la siguiente reunión transmitiendo la seguridad de que el tema no se quedará ahí y será abordado de nuevo pasado unos días, cuando todos estemos más preparados para hacerlo. Deben incluir una revisión de actividades para la siguiente semana.
  • Antes de dar por finalizada la reunión semanal, se recordará el orden del día de la siguiente reunión.
  • No deben terminar sin haber planeado un actividad familiar (de ocio) para esa semana. Una de las cosas que más gustan a los niños de las juntas familiares es la posibilidad de planear por adelantado qué se va a hacer el fin de semana, las vacaciones o durante días festivos en los que no hay colegio o instituto. Esto permite que todos digamos qué nos apetece hacer y, juntos, organicemos las actividades y gestionemos el tiempo para que podamos hacer algo que le guste a todos.
  • Es muy bueno terminar la junta haciendo algo juntos, en equipo. Esto favorece ese sentimiento de pertenencia y contribución. Puede ser desde preparar la cena juntos a cantar una canción o hacer una guerra de almohadas. Podemos decidir juntos qué hacer al finalizar cada día, tener establecido algo previamente, que en cada reunión sea uno de los miembros el que decida algo divertido que hacer para finalizar la sesión… Esto repercute en la sensación de la reunión familiar como algo que nos hace sentir bien a todos. 

Pasos de las reuniones familiares. Orden del día

Las reuniones familiares tienen una estructura determinada que se ha de seguir. Puede que algunos ya las hagáis a vuestra manera, pero si queremos que tengan todos los efectos positivos de los que hablamos, han de incluir siempre unos puntos y en el orden adecuado.

1. Cumplidos: al iniciar la junta, todos deben hacer un cumplido a cada miembro de la familia, los papás lo haremos primero para mostrarlo a los más peques.

2. Agradecimientos: alternemos entre los cumplidos cosas por las que estamos agradecidos.

3. La agenda: discutir los asuntos en orden cronológico, así no elegiremos “el más importante”.

4. Solución de problemas: hay que enseñar es concepto de enfocarse en soluciones a los niños . Todos los miembros dan sugerencias, se revisa si las soluciones cumplen los criterios (si no es así, descartamos las correspondientes y explicamos por qué), se elige una y hay un compromiso para ponerla en práctica por parte de las personas implicadas en el problema, contándonos la siguiente semana qué tal les ha ido, si ha servido o no, etc.

5. Discusión de tareas domésticas: los niños cooperan más si pueden expresar sentimientos, contribuir en las decisiones, planear, elegir.

6. Planeación de actividades (hoja de actividades divertidas): actividades semanales en familia, tiempos especiales, “noches de citas”, vacaciones…

7. Actividad de cierre: Como ya hemos dicho, actividad en grupo (mejor si es divertida para los niños) para terminar nuestra reunión familiar con un gran “sabor de boca”.

Beneficios de las reuniones familiares

Las reuniones familiares aportan beneficios a todos , adultos y niños.

Los niños aprenden:  

  • Habilidades para saber escuchar
  •  Creatividad
  • Habilidades para resolver problemas
  • Respeto mutuo
  •  La importancia del periodo de enfriamiento -
  • Interés por los demás
  • Cooperación
  •  Como elegir soluciones respetuosas para todos
  •  Sentido de pertenencia e importancia
  •  Responsabilidad social (sentirse bien haciendo sentir bien a los demás)
  •  Que los errores son maravillosas oportunidades para aprender

Los adultos también tenemos oportunidad para :

  •  Evitar las luchas de poderes compartiendo respetuosamente el control. -
  • No sobreproteger de manera que aprendan autodisciplina.
  •  Escuchar de manera que invitamos a nuestros hijos a escuchar
  •  Compartir la responsabilidad
  •  Dar ejemplo de las habilidades que queremos que nuestros hijos posean
  • Crear buenos recuerdos

Mas estrategias en el curso online de Disciplina Positiva

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR