Si bien la disciplina tradicional de reglas y consecuencias a veces es efectiva para detener conductas perjudiciales, puede tener efectos negativos en la resiliencia y  en la conexión a largo plazo dentro de la comunidad. Vale la pena considerar el impacto que dicha disciplina tiene en nuestros sistemas nerviosos, en las relaciones dentro de nuestras escuelas, en la identidad y la autoestima de los estudiantes, por ello os proponemos una alternativa la Justicia Restaurativa de Dominic Barter.

Este material forma parte del curso online Herramientas de Innovación Educativa. 

1. Consecuencias de estrategias de Disciplina Tradicional 

En el momento de violación de la regla y la confrontación que sigue, el estudiante, el maestro y, a veces, incluso los observadores cercanos pueden experimentar una respuesta del sistema nervioso simpático: tensión muscular, aumento de la frecuencia cardíaca, niveles elevados de cortisol y adrenalina y falta de energía. respiración: también conocida como respuesta de “lucha, huye, congela o envía”. Este es el cuerpo que se prepara para protegerse de una amenaza o peligro real o percibido. Hemos escrito en este post alertando del efecto del estrés y la ansiedad en los niños

Para un educador , puede resultar sin duda  agotador cuando un estudiante continúa actuando y / o preocupante cuando un estudiante comienza a mostrar emociones perjudiciales y conductas autodestructivas. Simplemente castigar un comportamiento no permite que haya espacio para preguntar sobre la motivación detrás de un paso en falso o lo que se necesita para reparar el daño. Hemos hablado de ello aquí. 

2. Una alternativa: la Justicia Restaurativa. 

La justicia restaurativa, también llamada justicia reparadora o justicia compasiva, es una forma de gestionar el conflicto cuyo foco es la atención son a las necesidades de las personas , y no el castigo intentando evitar estigmatizar a las personas que han cometido una falta.

En un proceso de justicia restaurativa, las personas involucradas en un hecho resuelven de manera colectiva cómo lidiar con las consecuencias de la ofensa y sus implicaciones futuras. Las víctimas juegan un rol activo en el proceso, mientras se anima a los “ofensores” a asumir la responsabilidad de sus acciones y reparar el daño que han hecho.  Fomentando el diálogo entre víctimas y “ofensores”.

Howard Zehr, profesor en la Universidad Menonita de Harrisonburg, ha sido un pionero de este enfoque, sobre el que ha publicado diversos estudios. Marshall Rosenberg y Dominic Barter se cuentan también entre los mayores defensores de la justicia restaurativa y han mostrado a través de sus prácticas los resultados de esta forma de justicia en contraposición a la justicia punitiva.

3. El enfoque de Justicia Restaurativa. 

Las prácticas de JR siempre preguntan a todas las partes involucradas:

  • ¿Que ha pasado?
  • ¿Qué daño fue causado?
  • ¿Qué debe pasar para reparar el daño?

A través de JR, los estudiantes y los adultos aprenden sobre las perspectivas de cada uno y construyen empatía y comprensión, desarrollando un mayor sentido de confianza entre ellos.

  • El estudiante transgresor tiene la oportunidad de reparar el daño reconociendo sus delitos, expresando remordimientos y tomando medidas basadas en las necesidades de la víctima para reparar la confianza.
  • Las víctimas pueden compartir su experiencia, ofrecer perdón y enmendarse. Tener la oportunidad de reconstruir la relación después de un mal paso y fomentar la empatía, la armonización y la responsabilidad ayuda a toda la comunidad a sentirse segura y más conectada.

4. Los Círculos Restaurativos. 

El desarrollo de un círculo restaurativo se compone de tres momentos o fases en las que los/as participantes son informados del proceso y tienen la oportunidad de hablar y escucharse unos a los otros en una atmósfera de seguridad, respeto e igualdad.

Pre-círculo:

  • Identificar claramente el problema o conflicto
  • Escuchar empáticamente su experiencia respecto al acto
  • Información recíproca

Círculo:

  • Comprensión mutua
  • Responsabilidad personal con respecto a los hechos
  • Acuerdos para proseguir

Post-círculo:

  • Revisión y evaluación de resultados

De esta manera los círculos restaurativos permiten tratar los conflictos de forma que el diálogo fluya y el daño se restaure.

5. Consejos para aplicar los Círculos Restaurativos en el Aula. 

Os compartimos 7 pasos para aplicar los círculos de Justicia Restaurativa en vuestra aula.

1. Crear un clima seguro y de apoyo: los círculos funcionan mejor si los maestros invierten tiempo por adelantado para desarrollar relaciones, habilidades y prácticas a lo largo del año escolar, especialmente si las cosas se ponen difíciles. Exploran juntos valores, como la empatía, la paciencia, la bondad, el coraje y la mentalidad abierta, que deben respetarse para que las personas estén dispuestas a compartir de manera abierta y honesta en círculo.

2. Estar preparado: asegúrese de que usted, el facilitador, esté bien descansado, tranquilo y concentrado.

Para mantener el espacio del círculo de manera efectiva, es importante estar completamente presente y poder sentarse con las historias y los sentimientos de otras personas, así como con los tuyos.

3. Planifique con anticipación: Decida juntos sobre un tema o tema que mantenga el interés de los estudiantes.

Encuentre una ceremonia de apertura relevante para abrir el espacio del círculo, como un poema, una cita o una pieza musical. También se puede utilizar una actividad de atención plena para llevar a los estudiantes al espacio después de una experiencia de clase o de un ruido ruidoso especialmente estresante.

4. Invite a las experiencias de los estudiantes al espacio: Anime a los estudiantes a conectarse con el contenido del círculo compartiendo historias de sus propias vidas.

Incluya rondas de narración pidiéndoles a los estudiantes que hablen sobre “una persona en su vida que …” o “un momento en que …”. Comparta auténticamente de sí mismo. Esto le da a otros permiso para hacer lo mismo. Modele una buena escucha mientras la pieza de conversación gira alrededor del círculo. Estar completamente presente como otros hablan. Recuerde a todos que escuchar es el ingrediente clave en los círculos. La verdadera escucha puede crear el tipo de espacio acogedor que anima incluso a las voces más silenciosas a hablar.

5. Reconocer, resumir y practicar la empatía: escuche atentamente lo que los alumnos comparten para que pueda aprovechar sus experiencias.

6. Explore lo que significa ser un aliado eficaz: más allá de crear un entorno de escucha de apoyo, pregunte qué más, si es algo, los estudiantes necesitan de usted y de los demás.

7. Reduzca la vista para promover la comprensión a nivel de sistemas: explore si hay fuerzas sistémicas más grandes que subyacen a los desafíos que los estudiantes han abordado (como el racismo, el sexismo o la falta de acceso a los recursos). Introduzca información, historias y voces que puedan arrojar luz sobre cómo funcionan estos sistemas. Busque ejemplos de personas que tomaron medidas para interrumpir estos y otros sistemas opresivos.

Este material forma parte del curso online Herramientas de Innovación Educativa. 

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies