Hoy hablamos de la enorme (y si me permiten pocas veces valorada) importancia de las palabras, decía Heinz von Foster “Una realidad es construida, mantenida y modificada lingüísticamente” en otras palabras las palabras que usamos definen nuestra interpretación de la realidad y a la vez la construyen, porque lamentablemente no podemos controlar aquello que nos sucede pero sí podemos controlar las palabras que escogemos para definirla.

Este material forma parte del  curso online de Comunicación Positiva 

1. La importancia de las palabras 

Nuestro desempeño depende en gran medida de las palabras que escogemos a diario para comunicarnos con nosotros mismos.

Imaginemos que a mi me han dicho toda la vida ” María, eres muy desordenada” internamente como yo me veo a mi misma como una persona “muy desordenada” no haré ningún esfuerzo por ordenar porque ya lo sabe todo el mundo “yo soy muy desordenada”.  Ahora imaginar que cuando yo era pequeña en vez de decirme “María eres muy desordenada” me hubieran dicho ” María tu habitación aún no está ordenada, ordénala etc.” y hubieran usado un lenguaje en el que yo no me identificara con la etiqueta de desordenada, es mucho más probable que no me hubiera creado la etiqueta de “persona desordenada” y en vez de bloquear mi posibilidad de desorden yo me dedicara a ordenar cuando fuera necesario.

La manera que construimos nuestro diálogo interno , las palabras que usamos para hablarnos a nosotros mismos, tienen un impacto directo en nuestras decisiones, en el funcionamiento de nuestras relaciones y logros. Podríamos incluso decir que las palabras son tan importantes que nuestra historia, nuestra vida, depende en gran parte de ellas. 

Hay palabras que llamamos palabras tóxicas , palabras destructivas que terminan por hacernos daño y representan un altísimo riesgo para alcanzar nuestros proyectos vitales, porque nos quitan la esperanza  y la alegría. ” no puedo” ” no me saldrá” “siempre lo hago todo mal” ” es imposible” “demasiado difícil ” etc.

2. El impacto del lenguaje positivo en nuestro cerebro 

¿Qué impacto tiene el lenguaje positivo en nuestro cerebro? Sabemos que las palabras no sólo están dotadas de un significado léxico sino que llevan una carga emocional.

Por ejemplo la palabra ” balón” para mi no tiene un significado emocional alto pero estoy convencida que para mi hijo sí lo tiene porque lleva asociado momentos de satisfacción cuando marca un gol, peleas quizás, momentos en el parque con su padre etc. y por tanto es una palabra con una carga emocional importante; sin embargo para mi la palabra “libro” tiene una carga emocional importante me remite a momentos de paz, de tranquilidad, de emociones, de disfrute, de felicidad , de aprendizaje etc.

Por tanto esto nos lleva a una primera conclusión importante las palabras ponen en relieve  nuestra historia personal y son por tanto personales y tienen un contenido único para cada uno de nosotros. 

Pero no es sólo importante la intensidad emocional de la palabra sino también la valencia de la emoción , en función de si la emoción es positiva ó negativa y esta puede hacer cambiar el estado de activación de nuestro cerebro de manera sustancial. 

Esto es lo que han demostrado el estudio realizado por Luis Castellanos y la conclusión es que la simple toma de contacto con palabras positivas de relevancia personal induce a un procesamiento cerebral incrementado si se compara con el de palabras negativas; en conclusión mantener un pensamiento positivo , o lo que es lo mismo, un lenguaje interno de tono positivo reactiva el cerebro para que todo aquello que esté siendo procesado en un momento dado fluya de manera óptima. 

3. Cambiar tu lenguaje es posible 

Sabemos que nuestro cerebro es plástico (hemos hablado de ello en este post  y en este otro ) y esto implica que con el entreno necesario es capaz de cambiar su forma, el ejemplo más claro es el de aquellas personas que han sufrido algun tipo de percance cerebral y pierden alguna área como el habla, el movimiento etc y con el entreno adecuado recuperan , esto es porque podemos modificar la forma de nuestro cerebro y por tanto “querer es poder” sin ninguna sobre de duda. Por tanto PODEMOS si nos entrenamos CAMBIAR NUESTRO LENGUAJE.

No nos condenemos a pensar que es imposible (palabra que deberíamos desde YA desterrar de nuestro vocabulario) es difícil cambiar las palabras pero con el entreno necesario es posible.  Las palabras positivas, ya lo hemos visto nos aportan mayor actividad cerebral, nos predisponen al logro y nos aportan mayor bienestar emocional, a todo ello lo llamamos el bienestar del lenguaje .

Te ayudamos en este proceso en el curso online de Comunicación Positiva 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR