Hoy queremos hablar desde el punto de vista neurológico, por qué la lectura compartida es una actividad tan poderosa.

Leemos a los niños por muchas razones:  para tranquilizarles, para entretenerles,  para informarles o explicar algo, para despertar su curiosidad, para soñar juntos, para divertirnos

Pero cuando al leemos en voz alta, también estamos condicionando su cerebro al asociar la lectura con el placer, creamos conocimiento de fondo, ampliamos su vocabulario, y proporciamos un modelo a seguir leyendo.

Neurologícamente hay dos hechos que condicionan la lectura y la hacen una experiencia tan poderosa para el futuro de los niños.

1. Los seres humanos nos centramos  en las actividades  placenteras.

Los seres humanos voluntariamente hacemos una y otra vez aquellas actividades que nos resultan placenteras. Por ejemplo,  vamos a los restaurantes que nos gustan, quedamos con las personas que nos caen bien etc. Por el contrario, evitamos los alimentos, la música, las personas, los lugares …. que no nos gusta. Lejos de ser una teoría, este es un hecho fisiológico. Cuando nuestros sentidos envían mensajes eléctricos y químicos para el “placer” o “centros de no-placer” del cerebro, respondemos positivamente o negativamente. Resumiendo, nos acercamos a lo que causa placer, y nos retiramos de lo que causa displacer o dolor.

Al placer, lo podríamos  llamar el pegamento que mantiene nuestra atención – pero sólo nos mantiene a lo que nos gusta. Mientras que estamos disfrutando de una película, estamos conectados. Cuando dejamos de disfrutarlo, nos desconectamos.

Cada vez que leemos a un niño, estamos enviando un mensaje de “placer” (pegamento) al cerebro del niño. Incluso se podríamos llamarlo un “anuncio”, condicionado al niño a asociar libros  con una actividad placentera.

Hay, sin embargo, momentos no-placenteros, asociados con la lectura y la escuela. La experiencia de aprendizaje puede ser tedioso o aburrido, amenazante, y sin querer – interminables horas de hojas de trabajo.

Si un niño rara vez experimenta los “placeres” de la lectura y se reúne sólo con los momentos de no-placer, entonces la reacción natural será retirada.

2. La lectura es una habilidad adquirida.

La lectura es como ir en bicicleta, conducir un coche, o coser: con el fin de mejorar, hay que practicar. Y cuanto más se lee, mejor leemos y más disfrutamos.
Los últimos veinticinco años de investigación sobre la lectura confirma esta fórmula simple – sin distinción de sexo, raza, nacionalidad o nivel socioeconómico. Los estudiantes que leen más, leen el mejor y  alcanzan mejores metas académicas. Por el contrario, aquellos que no leen mucho, no  mejoran. 

¿Por qué no se lee mucho? Debido al punto anterior, es decir,  la gran cantidad de mensajes de “no-placer” que recibieron a lo largo de sus años escolares, junto con la falta de mensajes de “placer” en el hogar, anula cualquier atracción hacia el libro y nos lleva en edad adulta a evitan libros y la escritura .

Así que no hay excusa para leer con vuestros pequeños. Si os interesa este tema os recomendamos el curso “Estimulación temprana a través de los cuentos” en la que ampliamos este y más temas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Alta Sensibilidad en la Infancia CURSO ONLINE

Nueva Programación – 100% práctica- 
Este  curso os dará herramientas para :

  • entender qué es la alta sensibilidad,
  • qué características tiene en cada etapa de la infancia 
  • qué podemos hacer padres y educadores para acompañar  a los pequeños.

Inicio: 24 Febrero 

Más Información