Hoy en el taller de las emociones  reflexionamos sobre la necesidad de educar para la paz. Un mundo mejor es posible y empieza HOY con la educación de nuestros pequeños.

Las investigaciones han demostrado que el comportamiento violento o agresivo, con frecuencia, se aprende a una edad temprana. Por ello la intervención que se haga a edades tempranas desde el entorno familiar pero también desde la escuela pueden prevenir y atajar estas conductas.

1. Cuentos Propuestos

Uno y siete de Gianni Rodari. 

Por muy distintos que sean sus lugares de origen y sus lenguas, los siete niños de este libro se parecen mucho. Cada uno vive en una ciudad del mundo que nos muestra una ilustración llena de texturas visuales y color. De cada ciudad se ha elegido un paisaje urbano que aporta abundante información. Sus padres tienen distintos oficios y los paisajes de sus juegos difieren. Sin embargo, a pesar de la diferencia del color de piel, del pelo y los ojos, les une el territorio de la infancia donde todos los niños se parecen en sus risas y en sus juegos.

Los niños no quieren la guerra. Éric Batut

¡Qué hermoso era aquel país donde se habían instalado! Allí habían construido dos castillos, uno tan bonito como el otro. Pero un día, los dos reyes decidieron declararse la guerra. ¿Podéis creer que todo empezó por culpa de un pájaro? Un libro infantil que refleja de manera sutil la absurdidad de la guerra, y de los motivos que generan los conflictos. Este original álbum hará reflexionar a los más pequeños. 

Un Jardín feliz. Una historia de esperanza. Michael Foreman. 

En un pueblo reducido a escombros, un muro de alambre de espino separa a un niño de las colinas que tanto amó, las colinas por las que paseaba. ¿Puede un diminuto brote verde llevar la esperanza a este paisaje desgarrado por la guerra? Una historia hermosamente ilustrada sobre la esperanza, la curación y el poder del espíritu humano.

 

2. Actividades Post-Lectura

1. Plantamos Semillas. Judías

Vamos a cultivar, de la misma manera que las plantas que hay que plantarlas, regarlas, cuidarlas etc. las relaciones entre nosotros debemos cuidarlas para que puedan florecer… sino lo hacemos languidecen… una poética manera de reflexionar sobre la paz; inspirada en el cuento Un Jardín Feliz.

Plantar semillas es uno de los experimentos infantiles clásicos.  Os recordamos cómo se hace. Las judías son el primer experimento infantil que se suele hacer cuando se trata de plantar semillas, ya que son fácilmente previsibles y funcionan casi siempre, cosa que es más complicada en otros casos.

Para ver crecer una judía, lo que necesitamos es :

  • un tarro de vidrio
  • varias hojas de papel de cocina
  • una semilla de judía.

Enrollamos varias hojas de papel de cocina en un tubo que insertamos en el frasco. Con esto haremos suficiente presión para que se sujete una judía sin caer al fondo. Añadimos aproximadamente 2 cm de agua al fondo de la jarra. El agua subirá a través del papel de cocina y de esta forma la semilla recibirá la humedad necesaria para germinar. Mantened siempre el grado de humedad suficiente reponiendo el agua necesaria. De esta forma los niños podrán ver cómo crece s judía a un ritmo estupendo. Una vez tenga el tamaño adecuado la podéis plantar en una maceta, ayudándola con una caña de bambú a sostenerse.

judia

 

2. La Receta de la paz 

Después de leer el cuento “Los niños no quieren la guerra” y haber reflexionado sobre qué nos lleva a pelearnos entre nosotros es el momento de pensar en la receta de la paz; es decir, qué hacer para no pelearnos.

La idea es que por grupos vamos a pensar en una receta cuyo objetivo es vivir en paz. Para ello necesitamos responder a algunas preguntas importantes

  • ¿Cuáles son los ingredientes de nuestra receta?
  • ¿Qué pasos seguir , cómo combinamos estos ingredientes?

receta

3. Globo Terráqueo de la Paz

Después de leer el cuento , Uno y Siete de Gianni Rodari vamos crear un globo terráqueo de la paz, simbolizando la idea de que todos los seres humanos vivamos dónde vivamos, tengamos el color de piel que tengamos etc. nos unen muchísimas más cosas de las que nos separan. Vamos a construirlo y después cada niño creará una tarjeta con un mensaje de paz para un niño de otra parte del mundo.

tierra

Para Construir el Globo, necesitamos:

  • Un globo redondo
  • Papel de Periódico 
  •  Mezcla de agua y harina (una parte de harina por dos partes de agua). 
  • Pintura acrílica ó témperas.
  • Pinceles
  • Tarjetas de colores .

Cómo lo hacemos. 

  1.  Cortamos tiras de periódico de aproximadamente . 
  2. Hinchamos un globo.
  3. Sumergimos los papeles de periódico en la mezcla preparada y recubrimos el globo con los papeles.
  4. Dejaremos secar.
  5. Una vez seco, podemos explotar el globo, habrá quedado una pelota, es el momento de pintar el contorno de la tierra; después cada niño colgará tarjetas con mensajes de paz para niños de otra parte del mundo.  Podemos también usar plantillas hechas para simbolizar los países y pegarlas en el globo.

monstruo



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR