El miedo a equivocarse es uno de los miedos más comunes que tienen los niños ( y los no tan niños) cuando se van haciendo mayores, si pensamos en ello, es normal que exista este miedo  pues estamos acostumbrados que el error es sistemáticamente estigmatizado y falta “cultura del fracaso” entendida como la habilidad para analizar y aprender de los errores , siendo capaces de persistir en nuestro objetivo.

Por qué el error es clave para aprender

Nuestro cerebro tiene como objetivo final la supervivencia de la especie, para ello ha desarrollado un complejo e ingenioso sistema que le permite modificar su forma en función de las experiencias aquellas experiencias que el cerebro detecta como más interesantes para la supervievencia son guardadas en nuestro sistema.

Este mecanismo es el mecanismo de la neuroplasticidad en otras palabras la habilidad para poder adaptar la actividad y cambiar la estructura  de nuestro cerebro de forma significativa a lo largo de la vida.

Para que el aprendizaje se efectúe, debe producirse el mismo fenómeno, pero a la inversa. Es decir, que si una red no se usa, debe ir poco a poco perdiendo las conexiones entre las neuronas que la integraban, hasta casi desaparecer.  Es decir sin errores nuestro sistema neurológico NO detecta las redes no válidas y no le damos oportunidades reales de cambio.

Por lo que hemos visto, podemos expresar que existen dos tipos de neuroplasticidad (ambas importantes para los procesos de aprendizaje).

  •  la positiva, que se encarga de crear y ampliar las redes neuronales .
  •  la negativa,  cuyo objetivo es eliminar o disminuir aquellas que no se utilizan.

 

Cambia tu lenguaje. Cambiará tu mundo

 

La primera de las actividades que os proponemos es a través del lenguaje.  El trabajo adecuado de nuestro lenguaje sabemos que podemos cambiar la manera cómo entendemos el mundo  (hemos hablado de ello en este post) .

Podemos comunicarnos con palabras positivas que nos faciliten un bienestar emocional o con palabras negativas que nos hagan entrar en un círculo de desesperanza. Frases como “no vale la pena esforzarse porque no hay remedio”, etc… crean un tipo de reacciones neurológicas y físicas que nos restan energía y que nos hacen entrar en una espiral de desmotivación.

Muchas veces  enviamos intencionadamente mensajes negativos que no facilitan nada, ni el desarrollo personal ni la adquisición de nuevos aprendizajes. Cuántas veces hemos dicho o escuchado palabras o frases como “no sabrás hacer esta actividad, es demasiado complicada para ti”, “lo has hecho muy mal”, etc… Son frases que solo aportan a los niños una sensación de fracaso, desidia o impotencia.

Sería mejor utilizar frases como “qué ejercicio sabrás hacer mejor de este tema”, “piensa cómo puedes mejorar lo que has hecho ¿quieres que te ayude?”, etc…No se trata de que dejemos de usar determinadas palabras, sino de que aprendamos a seleccionar aquellas palabras que nos refuercen positivamente, que nos aporten motivación e interés para crecer personal y profesionalmente.

No hemos de olvidar que el lenguaje dirige nuestros pensamientos a caminos concretos, de alguna manera, nos ayuda a crear nuestra propia realidad, potenciando o limitando nuestras posibilidades. La habilidad de usar el lenguaje con precisión es esencial para una buena comunicación.

Reflexiona con cuentos. Todos nos equivocamos

 

1. Casi. Peter H. Reynolds

Ramón ama dibujar. Siempre. Cualquier cosa. Dondequiera. El dibujo lo hace feliz. Pero en un segundo todo cambia. Una sola observación imprudente de un hermano mayor, da vuelta a los bosquejos despreocupados de Ramón. Afortunadamente para Ramón,  su hermana Marisol ve el mundo diferente, y le ayuda a descubrir su arte, el arte del ¿casi¿.

El autor potencia la necesidad de encender la llama creativa con cuidado. Aprender que el pensamiento creativo del casi es más maravilloso y verdadero que un arte que sigue reglas de perfección. Para así despertar en los niños la inspiración y las mejores sensaciones de bienestar cuando crean algo: una idea, un dibujo, etc.

casi

2. La niña que nunca cometía errores. Stephanie Oppenheim

 Beatriz Nuncafalla es una niña de nueve años que nunca -¡ni una sola vez!- ha cometido un error. Nunca olvida sus deberes de matemáticas, nunca lleva calcetines desaparejados y siempre es la ganadora del espectáculo anual de talentos que hacen en el colegio. De hecho, Beatriz tiene el récord de perfección en su ciudad, donde la conocen como”la niña que nunca cometía errores”. La vida de Beatriz discurre con tranquilidad hasta que pasa lo impensable: comete su primer error. ¡Y delante de todo el mundo!”

laniñanocometia

4. ¡Mira lo que tengo!. Anthony Browne

Mira lo que tengo no habla de la envidia sino del deseo de despertar la envidia en el otro. A modo de cuento tradicional modernizado, el héroe y el villano, protagonistas de esta historia, se enfrentan de forma dialéctica en medio de una sin fin de otras historias, donde alguno de los dos (¿quién sabe quién?) saldrá victorioso. Mira lo que tengo es un claro ejemplo de buen hacer: una cuidada conjunción texto imagen, una narración rica en su historia, multireferencial, con distintos niveles lectores y sumamente recomendable para todos los públicos.

miraloquetengo

7. Cuando la competición llega demasiado lejos. Jennifer D. Moore-Maillanos

Juan pasará todo el verano nadando, pescando y, lo mejor de todo, divirtiéndose con sus amigos Enrique, Martín, Ana y Sonia. Cuando se juntan los tres chicos suelen jugar a lo que más les gusta: a desafiarse. Se trata de un juego de retos y competición que convierte al perdedor en un gallina. Aunque el juego siempre empieza siendo inofensivo, e incluso un tanto absurdo, pronto se convierte en una diversión peligrosa y competitiva.

lacompeticion

Si os ha gustado este contenido os recomendamos el curso Educación Emocional a través de los cuentos 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR