El estrés infantil afecta en algún momento a la mayoría de los infantes, situaciones habituales en su día a día a menudo pueden causarles ansiedad y estrés. Hoy queremos compartir algunas ideas y cuentos para ayudar a los pequeños a manejar adecuadamente el estrés

Una encuesta infantil elaborada por KidsHealth mostró que los niños afrontan el estrés tanto de formas saludables como no saludables. También indicó que, aunque es posible que ellos no inicien una conversación por propia iniciativa sobre lo que les preocupa, desean realmente que sus padres les tiendan una mano y les ayuden afrontar sus problemas.

Pero no siempre es fácil para un padre saber cómo ayudar a un hijo estresado.

Este contenido forma parte del curso Educación Emocional a través de los cuentos 

He aquí algunas ideas:

  1. Comuníquele su interés con claridad. Hable con su hijo cuando usted se dé cuenta de que hay algo que le preocupa. Si es posible, ponga nombre al sentimiento que cree que puede estar experimentando su hijo. (“Tengo la impresión de que todavía sigues enfadado por lo que te pasó en el recreo”). No debería sonar como una acusación (por ejemplo, “Pero, ¿qué pasa contigo? ¿Todavía sigues enfadado por lo que te ocurrió el otro día?”).
  2. Escuche a su hijo. Pida a su hijo que le cuente lo que le preocupa. Escuche calmada y atentamente, con interés, paciencia, amplitud de miras y demostrando lo mucho que le importa. Evite la tendencia a juzgar, culpar, dar sermones o decir lo que usted cree que debería haber hecho su hijo.
  3. Comente brevemente los sentimientos que cree que podría estar experimentando su hijo. Por ejemplo, usted puede decirle: “Debe haberte molestado bastante”, “No me extraña que te enfadaras si no te dejaron jugar en el partido” o “Debe haberte parecido de lo más injusto”. Comunicándose de ese modo, demostrará a su hijo que entiende cómo se siente y por qué, y lo mucho que eso le importa.
  4. Ayude a su hijo a pensar en cosas a llevar a cabo. Si existe un problema específico que le está provocando estrés a su hijo, hablen juntos sobre qué hacer. Anime a su hijo a pensar en ideas al respecto. Puede utilizar la técnica de “la lluvia de ideas” en caso necesario, pero no haga usted todo el trabajo. La participación activa de su hijo le ayudará a construir la confianza en sí mismo.  (hablamos de esto en este post).
  5. Limite el estrés a que se somete su hijo siempre que sea posible. Si ciertas situaciones están provocando estrés en su hijo, fíjese en si hay formas de cambiar las cosas. Por ejemplo, si un exceso de actividades extraescolares estresa a su hijo a la hora de hacer los deberes escolares, podría ser necesario limitar esas actividades para que pueda dedicar más tiempo y energía a los deberes.
  6. Esté presente y disponible. A los niños no siempre les apetece hablar sobre lo que les preocupa. Y muchas veces, está bien que sea así. Deje claro que su hijo sabe que usted estará a su lado cuando tenga ganas de hablar. Aunque a un niño no le apetezca hablar, generalmente no quiere que sus padres lo dejen solo.
  7. Sea paciente. En calidad de padre o de madre, duele ver a un hijo infeliz o preocupado. Pero intente no dejarse llevar por la necesidad de resolverle todos los problemas. Contrariamente, concéntrese en ayudar a su hijo, sin prisas pero sin pausas, a convertirse en una persona que sabe solucionar sus problemas: un niño que sepa cómo afrontar los altibajos de la vida, expresar sus sentimientos con palabras, calmarse cuando sea necesario y recuperarse para volver a intentarlo de nuevo.

Algunos cuentos que pueden ayudar a la gestión del estrés:

1. Papá Oso. Cecilia Esteve

Ana es una niña que lleva una vida normal hasta el día en el que su papá cambia de trabajo y empieza a portarse como un oso. La madre de Ana le explica que es todo culpa del señor Estrés. Ana decidirá entonces encontrar al señor Estrés para pedirle que deje en paz a su padre. Siguiendo los pasos de esta chica que, al escuchar los gruñidos que salen de la boca de su padre se pregunta qué le pasó al hombre al que le encantaba ayudarla a descubrir el mundo y que ahora apenas le habla, el lector conocerá el más espantoso monstruo de nuestros tiempos: el estrés.

papaoso

2. Cuando estoy estresado. Michaelene Mundy

He aquí el consejo más sencillo que puede darse a un niño con estrés: Sé tú mismo, ¡sé un niño! Cierto estrés es normal cuando los niños se enfrentan con los cambios del desarrollo; así lo afirma la autora, consejera de colegios y grupos. Pero la presión social que exige de cada uno llegar a ¡superestrella! complica la vida de familia, y esto puede producir en los niños un estrés excesivo. Este librito es una guía que combina sus sabios contenidos con el sugestivo arte que ayuda a los niños a controlar el estrés. Como resultado, menos estrés y más alegría.

cuandoestresado

3. Yo te cuento un cuento y tú haces yoga. Tere Puig

Yo te cuento un cuento y tú haces yoga nos invita a compartir la práctica del yoga con los más pequeños mientras recordamos, junto a ellos, que el objetivo de esta práctica milenaria no es otro que acercarnos a descubrir y ser quienes realmente somos.

yoga2

4. Yoga para pequeños exploradores. Maria Anguita y Judith Ortega 

Gopala es un niño inquieto que se divierte explorando el mundo que le rodea. Un día, encuentra unas pisadas sospechosas: ¿de quién deben de ser? Para descubrirlo contará con la ayuda de unos simpáticos animales? ¡que hacen yoga! Un simpático cuento para introducir a los niños en el mundo del yoga.

yoga

Este contenido forma parte del curso Educación Emocional a través de los cuentos 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Aprendizaje Lectura Y Dislexia ** CURSO ONLINE **

¿Qué encontrarás en este curso ?
Información :

Para comprender en profundidad los mecanismos neurológicos que permiten la lectura.
Para generar estrategias de éxito para el aprendizaje de la lecto-escritura.
Para tener herramientas para apoyar a los pequeños a superar la dislexia. 
Para tener estrategias para apoyarles en su desarrollo personal.

INICIO INMEDIATO 

MÁS INFO