Hoy empezamos una serie de post con estrategias prácticas basadas en las técnicas de la Disciplina Positiva  que podéis aplicar en casa ó bien en el aula para solventar conflictos. 

Los pasos para solventar conflictos deberían ser:

  1. Aprendo a calmarme.
  2. Busco una estrategia de solución del conflicto.

Veremos en este post la primera parte: aprendo a calmarme.

¿Qué pasa en nuestro cerebro cuando nos enfadamos? 

Cuando un estímulo sensorial entra en nuestro cerebro se dirige directamente al sistema límbico ó cerebro emocional.  El cerebro emocional interpreta la información sensorial y genera una emoción. Esta emoción tiene una serie de consecuencias dentro de nuestro sistema neurológico. Veamos cómo:

Las emociones fuertes tales como, el miedo, la rabia, el enfado, la ira , el estrés etc. hiper-estimulan el sistema límbico y envían la información sensorial hacia el trono cerebral (el cerebro animal ) nuestro cerebro instintivo el que nos empuja a actuar.  Si bien cuando la información sensorial es interpretada por el sistema límbico y genera una emoción “positiva” tal como la felicidad, la sorpresa, la gratitud, etc. el sistema límbico se relaja y deja que la información sensorial fluya hacia el neocórtex. El Neocórtex es la parte del cerebro en la que se encuentran las funciones ejecutivas (la capacidad de relacionar conceptos, de abstracción etc) y es dónde se produce el aprendizaje.

Ahora pensemos, cuando un niño se enfada quien toma el control de su cerebro NO es el cerebro RACIONAL sino el cerebro ANIMAL el instintivo, así que la primera estrategia es dejar “enfríar” dejar , que pase el enfade, que el sistema límbico se relaje y podamos hablar desde la razón y la información llegue al neocórtex. 

Veamos una estrategia basada en la Disciplina Positiva para conseguirlo.

El tiempo fuera en Positivo

La única manera para que nuestro cerebro vuelva a “estar en orden” es retirarse amigablemente y darte un tiempo en el que poder “desconectar” de lo ocurrido para poder abordar el problema de la manera más respetuosa (con ambos y la situación) y efectiva posible. 

El “tiempo fuera positivo” del cual hablamos en Disciplina Positiva NO es el mismo “tiempo fuera” considerado en otros métodos de crianza donde se le pide al niño que se retire a “pensar” para reflexionar lo que hizo. Eso en realidad es una forma de castigo pasiva, porque lo que estamos diciéndole al niño es: “vete a tu cuarto solo y castigado” y no estamos brindando ninguna enseñanza ni habilidad de vida, sino por el contrario, estamos dando el mensaje al niño que cada vez que se equivoque, será rechazado y que le toca hacerse cargo de sus emociones solito.

Por el contrario, el “tiempo fuera positivo”  es un tiempo que hemos de usar (grandes y pequeños) para calmarnos y volver a resolver la situación desde la cordura y la razón, no desde el enojo o la ira. 

Aplicando el Tiempo Fuera en Positivo ¿Cómo?

Deberemos construir conjuntamente con los niños un lugar en la casa/aula de confort y sosiego al que el niños y adultos podamos acudir (cuando lo deseen) a calmarse. Con los mas pequeños los adultos quizás debemos quedarnos con ellos en silencio mientras se desahogan . Podemos aportar música, muñecos, manualidades, cuentos todo lo que queramos que nos ayude a sentirnos bien y a calmarnos. 

A tener en cuenta

  •  El Tiempo Fuera Positivo está diseñado para hacer sentir mejor y no peor a los niños, no para pagar por lo que han hecho. En vez de hablar de rincón de pensar, ¿por qué no hablar del rincón de sentirse tranquilo o feliz? Si a nosotros nos mandaran a pensar sobre lo que hemos hecho, ¿cómo nos sentiríamos?
  •  Al TFP jamás se manda al niño, se le invita a ir. Ellos deben saber que tienen la opción de marcharse a relajarse antes de hablar sobre lo ocurrido: “veo que estás muy enfadado, quizás quieras ir a tu rincón tranquilo (o como lo hayáis llamado)”.
  •  Cuando mandamos a pensar en lo que se hizo, se piensa en todo menos eso. Los niños piensan en lo “malos” que hemos sido con ellos o en lo mala persona que se sienten, incluso como vengarse por cómo les hicimos sentir. Esto no ayuda a solucionar el problema.
  •  Para poder usar el TFP el niño ha de entender que su cerebro (y el nuestro, por supuesto) “se ha vuelto loco”, “no funciona estando enfadado” y que en el momento en que se tranquilice y vuelta a estar contento volverá a funcionar correctamente. Esto es posible (depende del niño, por supuesto) entre los 3 y 4 años.
  •  El TFP muchas veces es suficiente para parar la mala conducta y redirigirla.

Principios para involucrar a los niños en crear un área de TFP:

  •  Tómese tiempo para entrenar. Como en cualquier aprendizaje, la práctica es necesaria.
  •  Permita que los niños creen su área para sentirse mejor, les ayudará a ser mejores. Involucramos al niño en la elección del lugar donde se pondrá su zona, cómo será, él mismo elegirá los objetos que le ayudan a relajarse (cuentos, pintar, música, plastilina… cualquier cosa que le guste y le haga sentir bien). Hay que asegurarse de transmitir que este lugar no tienen el fin de castigarlos .
  •  Desarrolle el plan de forma anticipada con sus hijos. Explique a los niños que es beneficioso tomar un tiempo fuera para sentirse mejor antes de solucionar el problema (mucha veces nosotros lo necesitamos más que ellos) y comunique que les va a resultar útil.
  •  Enseñe que cuando el niño se siente mejor puede continuar trabajando en una solución o “hacer arreglos” si aún existe el problema. El ir a tranquilizarse no es el “final de la historia”; una vez nos encontremos bien tendremos la opción (todos) de buscar soluciones y hacer sentir mejor a aquellos a los que hicimos sentir mal.
  •  Siempre daremos opciones: “¿prefieres ir a tu zona de tranquilidad o apuntar el problema en la agenda? Tú decides”. Haga lo que haga, el problema será abordado más tarde, cuando todos estemos preparados.

Este material forma parte del curso Disciplina Positiva
guiadp



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies