Hay por lo menos tres razones por las cuales la Conciencia Fonológica (CF en adelante) es importante para adquirir de forma precisa las habilidades para aprender a  leer:

1.- La CF ayuda a los niños a entender el principio alfabético. Sin una iniciación a la CF, los niños no tienen la  manera de entender como las palabras de su habla se representan por escrito. Tampoco están preparados para entender la lógica de aprender el sonido de las letras individualmente y, por lo tanto, la estrategia habitual de hacer articular separadamente el sonido de las palabras cuando inician el aprendizaje de la lectura, no tiene sentido para ellos.

2.- La CF ayuda a percibir los mecanismos por los cuales las letras representan los sonidos de las palabras. Si los niños perciben los cuatro fonemas de la palabra hablada casa, esto ayuda a entender que las letras en la palabra escrita corresponden a los sonidos. Esta habilidad para percibir la relación entre letras y sonidos de las palabras tiene dos potenciales beneficios para el niño que aprende a leer. El primero refuerza el conocimiento individual letra-sonido y el segundo, ayuda a reforzar la memorización de la palabra global de manera que  la podrá reconocer de forma precisa cuando la vuelva a encontrar escrita. Las investigaciones demuestran que los niños que establecen asociaciones entre todas las letras y todos los sonidos  en las palabras, llegan a la representación ortográfica que es la base para tener una lectura fluida.

3.- La CF hace posible generar diferentes posibilidades para encontrar palabras de las que solo conoces parcialmente algunos sonidos por el contexto. Si por ejemplo un niño o una niña de seis años se encuentra con una frase como “El padre de Antonio sube a la bicicleta”, y no puede reconocer la palabra bicicleta, un nivel relativamente inicial de CF facilita buscar en un “diccionario mental” palabras que comiencen con sonidos similares. Así, si el niño conoce el sonido representado por la letra b, seguido de vocal, mentalmente puede buscar palabras que comiencen por estos sonidos y encajen en el contexto. A medida que adquiere más conocimientos de estas correspondencias grafema-sonido y sabe identificarlos en las palabras, la búsqueda de palabras con fonemas similares se hace cada vez de forma más rápida y precisa.

Diferentes investigaciones señalan que la noción de que el lenguaje hablado consta de la secuencia de estos pequeños sonidos, no se da de forma natural ni fácil en el desarrollo de las personas.

Las investigaciones señalan que, sin una ayuda instruccional directa, aproximadamente el 25% de los alumnos de 6 años de clase media y un porcentaje mayor, de aquellos que provienen de contextos pobres en lenguaje escrito no tienen CF. Además, estos niños evidencian serias dificultades en el aprendizaje de la lectura y la escritura (Adams, 1990).

Si os interesa este tema os recomendamos el curso onlinen Conciencia Fonológica

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR