Históricamente se consideraba que nuestro cerebro era estático, en otras palabras  que nacíamos con un número determinado de neuronas que iban perdiéndose con el paso del tiempo y que nuestros genes condicionaban nuestra inteligencia. Gracias a los avances en materia de neurociencia sabemos que esto NO es así porque nuestro cerebro pose la cualidad de la  plasticidad cerebral ó neuroplasticidad. Entender este fenónmeno es clave en los procesos de aprendizaje, pues debemos evitar etiquetar , porque sabemos que nuestro cerebro es extraordinariamente plástico, pudiéndose adaptar su actividad y cambiar su estructura de forma significativa a lo largo de la vida, por tanto nuestra inteligencia no es ni fija ni inmutable.

Veamos cómo funciona el mecanismo de la neuroplasticidad y cuáles son sus implicaciones educativas. 

Hipocampo y Memoria a largo-plazo.

El hipocampo se encuentra en el sistema límbico, junto a la amígdala y es el encargado del proceso de consolidación de la nueva información y por  tanto de la construcción de la memoria a largo plazo.  Es decir, codificar la nueva información relacionada con el conocimiento previo que tenemos almacenado.

¿Cómo se hace este proceso de consolidación ? Nuestro sistema neurológico usa patrones para relacionar la nueva información, por tanto para usar los patrones necesitamos activar nuestro conocimiento previo  de manera relacional.

Cuando la información nueva cuadra en un patrón existente el hipocampo codifica la información en la memoria relacional.

Las nuevas experiencias, generan extensiones de los patrones de información, que permite mejores predicciones en un futuro y es detectado por el sistema neurológico como una mejora en las posibilidades de supervivencia.

La funciones de estas redes (patrones) es generar predicciones correctas (supervivencia), la neuroplasticidad fortalece las redes que usamos con mayor frecuencia.

Qué es la neuroplasticidad cerebral

Nuestro cerebro tiene como objetivo final la supervivencia de la especie, para ello ha desarrollado un complejo e ingenioso sistema que le permite modificar su forma en función de las experiencias. Aquellas experiencias que el cerebro detecta como más interesantes para la supervievencia son guardadas en nuestro sistema.

Este mecanismo es el mecanismo de la neuroplasticidad en otras palabras la habilidad para poder adaptar la actividad y cambiar la estructura  de nuestro cerebro de forma significativa a lo largo de la vida.

La experiencia modifica nuestro cerebro continuamente, fortaleciendo o debilitando las sinapsis que conectan las neuronas. (patrones ó redes)

En palabras de Gollin, la neuroplasticidad puede definirse como el potencial para el cambio, facultad de modificar nuestra conducta y adaptarnos a las demandas de un contexto particular. También se puede presentar como la capacidad del cerebro de armar,  fortalecer, desarmar y debilitar redes neuronales.

Todas las redes que poseen neuronas fuertemente conectadas forman parte de la memoria de largo plazo.

Pero para que el aprendizaje se efectúe, debe producirse el mismo fenómeno, pero a la inversa. Es decir, que si una red no se usa, debe ir poco a poco perdiendo las conexiones entre neuronas que la integraban, hasta casi desaparecer. Este proceso es muy importante porque permite que información que ya no es de utilidad sea reemplazada por una nueva o actualizada. El proceso de neuroplasticidad permite que el aprendizaje y la memoria sean posibles.

Por lo que hemos visto, podemos expresar que existen dos tipos de neuroplasticidad:

  •  la positiva, que se encarga de crear y ampliar las redes neuronales o Hebbianas.
  •  la negativa,  cuyo objetivo es eliminar o disminuir aquellas que no se utilizan.

Implicaciones educativas de la neuroplasticidad cerebral

Varias son las implicaciones educativas de entender el fenónemeno de la neuroplasticidad cerebral pero las podríamos resumir en dos:

  • Entender que  el entrenamiento mental modifica el cerebro. Cada uno de nosotros  participa de su propia evolución debido a la influencia de las experiencias vividas.
  • La plasticidad del cerebro implica que absolutamente todos podemos mejorar. Desde nuestro punto de vista entender esta implicación es vital , porque todos los docentes deberíamos  tener en cuenta este punto y asumir la responsabilidad que conlleva.

Os compartimos un pequeño material que forma parte de nuestro curso de Neuroeducación que amplía este y otros temas , esperamos que sea de vuestro interés.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR