Sin duda hay muchas ocasiones en las que los padres/educadores tengamos que frustrar los deseos de los niños. Sin embargo,algunos niños un brusco “no” como una llamada a la “guerra”, dicho de otra manera, como un ataque directo a su autonomía, entonces movilizan toda su “artillería” para el contraataque: gritan, lloran, rabietas, insultan etc. Resulta sin ningún lugar a dudas agotador, incluso para el más paciente de los adultos. ¿Qué podemos hacer? La solución obviamente no pasa por ceder en todo (pues es en este momento que empieza ala tiranía) pasa por aprender a expresarnos de manera más efectiva.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies