Aprender a tomar decisiones es una habilidad no sólo necesaria sino compleja que implica activar muchos aprendizajes. En materia de educación emocional decimos que la toma responsable de decisiones es la competencia socio-emocional más compleja porque implica un buen dominio de otras tales como : autoconocimiento, el autocontrol, la empatía, la habilidad de relación .

Las personas que toman bien las decisiones son aquellas capaces de retrasar una gratificación, para conseguir una finalidad posterior.
Aquello que en última instancia nos hace tomar una decisión es el proceso cognitivo unido a una emoción. En otras palabras enseñar a tomar decisiones es enseñar a pensar, a pensar sobre nuestras acciones y es una competencia que sin ninguna duda debemos entrenar.

Este material forma parte del curso Educación emocional en el aula 

Un buen entreno en la toma de decisiones implica varias áreas, aprender a: 
– Reflexionar sobre las propias decisiones personales.
– Aprender a valorar la ayuda que otras personas pueden prestar en la toma de decisiones.
– Darse cuenta de la importancia de darse tiempo suficiente para la deliberación antes de tomar decisiones, puesto que estas acarrean consecuencias.

Para ello podemos enseñara a los niños ocho sencillos pasos que les ayudaran a guiarse en la toma de decisiones:

  • Paso 1. Definir el problema, objetivo o situación de decisión.
    Saber definir bien el problema nos aporta muchas veces parte de la solución, en este  proceso de definición del problema suelen aclararse y organizarse las ideas. 
  • Paso 2. Análisis . Es decir, entender todas las variables, buscar información, opiniones de los implicados, etc. Hay que aprender a tomarnos nuestro tiempo analizando la situación. 
  • Paso 3. Definir criterios de decisión. Aun ante el mismo problema, la forma de evaluar las alternativas suele variar, ya que distintas personas pueden dar prioridad a criterios diferentes. 
  • Paso 4. Identificar alternativas. Este punto es muy importante y hay que aprender a pensar con la mente abierta identificando cuantas más alternativas mejor. 
  • Paso 5. Analizar la viabilidad para cada alternativa. ¿Qué ocurre si me decido por A? ¿A dónde conduce la alternativa B? Con los caminos bien identificados es posible imaginar los resultados.
  • Paso 6. Seleccionar la alternativa ganadora. Es el momento de poner en la balanza todo lo analizado, y usar los criterios como unidad de medida. La comparación entre las distintas alternativas suele mostrar que una resuelve mejor la exigencia de los criterios elegidos. ¡Tenemos una decisión!
  • Paso 7. ¡Implementar! Ninguna decisión está tomada realmente hasta que se pone en marcha. Son muchos los procesos de decisión que fallan en la etapa de ejecución.
  • Paso 8. Revisar los resultados. Cada decisión implica un aprendizaje. Si el resultado no es el esperado volver ha empezar , pero con más información y por tanto menos probabilidades de error. 

¿Cómo podemos ejercitar la toma de decisiones?

En primer lugar, dejando que los niños tomen sus propias decisiones, en otras palabras dejando autonomía (siempre que sea posible) y si es necesario dejando que caigan en el error, para juntos reflexionar sobre qué ha pasado.

Pero si además queréis trabajar de manera activa os proponemos.

Trabajar a base de simulaciones practicando los pasos que hemos mencionado , os compartimos un par de situaciones.

Os compartimos algunos supuestos que podéis practicar con los niños para poner en práctica estos 8 pasos.


La fiesta de cumpleaños

Vamos a organizar la fiesta de cumpleaños de Ana. Ana quiere invitar a su cumpleaños a toda la clase, pero su madre le ha dicho que debe decidir a qué amistades quiere invitar pues toda la clase no cabe en el comedor de casa. ¿Qué debe hacer Ana para solucionar este problema?

Un paseo en bicicleta

Alex se marcha el fin de semana al pueblo de sus padres. El grupo de amigas y amigos decide dar una vuelta en bicicleta. Alex coge la bicicleta de su casa y al despedirse de su madre, ésta le dice que no debe ir por la zona de las vías del tren, ya que esto es muy peligroso porque pasan trenes a gran velocidad. La pandilla da una vuelta por el pueblo y de pronto deciden dirigirse hacia las vías del tren. ¿ Qué decide hacer Alex?, ¿sigue las indicaciones de su madre o va con sus amistades a las vías?.

Leyendo cuentos conjuntamente. 

1. Amigos. Michael Foreman

Una bonita historia de amistad en la que entenderemos que a veces la mejor decisión para uno mismo no es la mejor decisión para todos.

amigos_latadesal

2. Pájaro Amarillo, Olga de Dios

Para entender que el enorme impacto que pueden tener nuestros actos en los demás, una maravillosa historia sobre compartir el conocimiento.

pajaroamarillo

3. La ovejita que vino a cenar. Joselle Dreidemy

En la misma línea que amigos esta historia nos muestra la importancia de controlarnos y aprender a pensar antes de actuar, porque muchas veces de no hacer caso de nuestro primer instinto depende la verdadera amistad 🙂

ovejita

4. Cuando desapareció el mar. Francisco Sánchez

Una bonita (triste y real) historia sobre las consecuencia a largo plazo de algunas decisiones sobre el planeta y cómo estas decisiones pueden cambiar para siempre el destino de muchas personas. Una historia para reflexionar sobre nuestro entorno.

edemocional-1

Descárgate gratuitamente la Guía ” Educación Emocional a través de los Cuentos ” AQUÍ

* indicates required


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Educar en Inteligencia Emocional CURSO ONLINE

Este es un curso-programa en el que desarrollamos nuestro Método para el fomento de la Inteligencia Emocional , de los niños de los 3 a los 12 años. 

Inicio: 5 Octubre 

Más Info