Quiero resumiros hoy la interesante charla de la conexión entre emoción y razón del neurólogo Richard Davison que os dejo de manera íntegra al final de esta entrada y que os recomiendo de manera especial.

La presentación pivota sobre un concepto que desgrana y es el siguiente:

 “el aprendizaje social y emocional cambia el cerebro .”

Para justificar y exponer este argumente hablamos de tres áreas:

  1. Neuroplasticidad cerebral
  2. La habilidad para regular las emociones
  3. La relación entre estas dos variables para cambiar nuestro cerebro.

Este material forma parte del curso Educación emocional en el aula. 

1. A propósito de la neuroplasticidad.

Sabemos que los factores ambientales influyen y moldean el cerebro.  Los cerebros de los niños  están constantemente siendo moldeados, literalmente,  por la experiencia, tanto de  tipo negativo como de positivo, tanto si es de manera consciente como .  Nuestra tarea debe consistir en tomar las riendas y para promover cambios cerebrales positivos y uno de los vehículos centrales es a través del aprendizaje social y emocional.  Sabemos que  las intervenciones conductuales tienen la capacidad de afectar los circuitos cerebrales muy específicos de manera que la medicina moderna no tiene. Así que proponemos considerar la   idea de que el aprendizaje social y emocional puede cambiar la función del cerebro y de hecho la propia estructura del cerebro y puede producir la consiguiente adaptación cognitiva. 

2. Regular las emociones. Aprendizaje socio-emocional .

La amígdala (situada en el sistema límbico) es quien decide qué hacer con la información que capta del exterior (hacia dónde la envía) si esta información externa es vista como una amenazada ( estrés, anisadad, miedo etc.) la amígdala se hiper-estimula y envía la información hacia el tronco cerebral (nuestro cerebro reactivo ó animal) sin embargo si la amígdala detecta la información como sorprendente, novedosa, interesante etc. activa el córtex pre-frontal que es dónde se produce el aprendizaje de orden superior. Por tanto las emociones JUEGAN un papel FUNDAMENTAL en los procesos de aprendizaje.

Aprender a regular las emociones es una habilidad que podemos y debemos aprender para poder aprovechar las oportunidades de aprendizaje. Veamos un ejemplo : dos niños hipotéticos, A y B, e imaginemos que algo malo sucede ( Hay un episodio de acoso escolar, por ejemplo) hay varios parámetros fisiológicos podemos usar para medir la evolución temporal de la respuesta de un niño. Imaginemos delante del mismo hecho:

  • B se  recuperar mucho más rápidamente en comparación con A.
  •  A muestra una forma mucho más duradera, un perseverante, la respuesta a este evento negativo.

El objetivo del aprendizaje social y emocional es fomentar este tipo de modelo (el de B) , un patrón más adaptativo, el que después de una experiencia negativa el  niño es capaz de regular de manera más eficaz sus emociones para que puedan calmarse más rápidamente permitiendo un tipo más eficaz de pensamiento .

 El scanning cerebral muestra que las personas que son  más eficaces en la regulación, muestrasn menor actividad en la amígdala y más actividad en el córtex pre-frontal . 

Las personas que son buenos reguladores emoción, definidos sobre la base de su patrón cerebral, en realidad muestran un perfil más adaptativa de cortisol en los que muestran niveles más bajos de cortisol especialmente por la noche. Y resulta que no sólo son estas estrategias de regulación de la emoción bueno para el cerebro, sino que son buenos para su salud.

En conclusión

  •  el cerebro es plástico. Está construido para cambiar en respuesta a la experiencia.
  • La corteza prefrontal es absolutamente clave. Lo llamamos una zona de convergencia para el afecto y la cognición o el pensamiento y el sentimiento.
  • las emociones negativas interfieran con la función prefrontal cognitiva que está con las operaciones cognitivas que se producen en la corteza prefrontal.
  • el aprendizaje social y emocional es una estrategia verificada empíricamente para mejorar las habilidades de regulación emocional y la adaptación social y, como tal aprendizaje social-emocional, probablemente produce cambios beneficiosos en el cerebro.
  • La educación que moldea el cerebro del niño y es probable que produce este tipo de alteraciones establecen la base para todo el aprendizaje futuro para la regulación de las emociones y de funcionamiento social. Cualidades como la paciencia, la calma, la cooperación y la bondad deben considerarse como  habilidades que pueden y deben ser entrenadas.
  • el aprendizaje social y emocional puede dar forma al cerebro y, literalmente, y literalmente cambia la expresión génica en el cerebro.

La charla íntegra

Si os interesa este tema os recomendamos el curso de Educación emocional en el aula. 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR